Superar pérdida de seres queridos

duelo hipnosis

La muerte es parte de la vida, aunque hay pérdidas que resultan muy difíciles de superar. La de un hijo es la más dura, pero también la del marido o la esposa en plena juventud, o la de un ser especialmente querido. La tristeza y el malestar pueden considerarse normales,- depende de la intensidad de las reacciones y de la duración de las mismas el que sean preocupantes y haya que buscar ayuda profesional.

Perder a un ser querido es lo más duro que nos puede pasar en la vida. Sufrir es inevitable, pero lo normal es que el dolor vaya dando paso a otros sentimientos menos agudos, como la tristeza, la aceptación, la nostalgia y -finalmente- la necesidad de seguir con nuestra propia existencia. A continuación analizamos los aspectos de un duelo, cuándo es patológico y cuándo no y, además, te orientamos para superar la crisis lo mejor posible.
 
Duelo es una palabra que procede del latín “dolus”, que significa dolor. El duelo es un sentimiento de pérdida provocado por el fallecimiento de un ser querido. Según la persona y la sociedad en la que vive, el duelo puede ser más o menos intenso, más o menos duradero, pero en cierto momento lo normal es que se vaya apaciguando.
 
Los criterios para que un duelo pueda ser considerado normal o patológico sólo debe fijarlos un experto, pero es importante remarcar que el treinta por ciento de las personas que no han logrado elaborar un duelo correctamente suelen tener ataques de pánico años después. Por ese motivo es fundamental profundizar hoy en el dolor, hasta superarlo, en vez de pagar el alto precio de negar lo que nos sucede.
 
Promedio de duración de un duelo
El dolor se considera normal cuando hay reacciones de tristeza, insomnio, apatía, pérdida de peso, etc., durante un período, aproximadamente, de dos meses tras el fallecimiento del ser querido. Entonces, no es necesario solicitar ayuda profesional. No obstante, la duración de estas reacciones varía enormemente de unos grupos culturales a otros y de unas personas a otras.
 
Conducta de un duelo no superado 
Cuando se producen las siguientes reacciones durante más de dos meses, el duelo puede considerarse grave: 
  • Sentimientos de culpa por las cosas recibidas del fallecido o por las que no se le dieron cuando estaba vivo. 
  • Pensar que uno debería haber muerto junto a él.  
  • Sensación de inutilidad.
  • Lentitud de movimientos.
  • La impresión de escuchar la voz o ver la imagen fugaz de la persona fallecida. Alucinaciones.
Resulta viable la utilización de Regresiones a Vidas Pasadas en estos casos, ya que se hace más inteligible el concepto de muerte. Al revivir la muerte en otra vida, se comprende la continuidad de la existencia actual, y se puede entender las perdidas de seres queridos que han muerto en el plano físico, pero no espiritual.




*
Los resultados pueden variar de persona a persona.
No se utilizan medicamentos, sólo psicoterapia
Contraindicaciones: Embarazo, infarto de miocardio, epoc, enfisema pulmonar, esquizofrenia.

ir arriba