Conflictos de relaciones interpersonales

Conflictos Sociales cespha

Las relaciones interpersonales forman parte de la vida cotidiana. Llevarse bien con los demás nunca es fácil; en otros casos las relaciones son afortunadas; las personas se llevan bien entre sí y

no complican sus interacciones, dejando pasar lo molesto o restando importancia a la incomodidad generada por el desacuerdo, la incomprensión, la crítica o la intolerancia. Esto no quiere decir que se deban omitir el debate, el diálogo y la conciliación para mejorar el clima en las relaciones interpersonales, pero la verdad es que los conflictos forman parte de cada día; por diferencias en la personalidad y el carácter; por gustos, intereses y preferencias disímiles; por actuaciones inadecuadas entre las personas; por falta de madurez personal…los conflictos nos asaltan por todas partes.

Llevarse adecuadamente con otros, entonces, se nos vuelve un

reto cotidiano, pues podemos estar lidiando, trabajando, interactuando, con personas oposicionistas, intimidadoras, intolerantes, agresivas, arrogantes, amargadas, entre muchas más categorías que indican un carácter inmaduro o afectado en alguna forma.

Se vuelve la cotidianidad un blanco de contienda y diferencias que hacen de la rutina algo imposible e incómoda de vivir. Por supuesto que el cambio personal no es un proceso fácil; requiere decisión, conciencia, trabajo constante, formación y crecimiento espiritual, para mantener consistencias en los logros obtenidos y de este modo sean perdurables en el tiempo y su manifestación en los demás.

En realidad, una adecuada y valiosa estabilidad emocional presupone la evitación de conflictos innecesarios; lo cual no sucede cuando uno hace de la situación algo conflictivo e insoportable, por la propia forma sesgada de percibir las cosas y asumir los comportamientos de los demás.

Es claro que es inevitable una vida carente de conflictos; es casi imposible que los problemas no nos toquen en algún momento de la vida. Lo que sí es imprescindible es la actitud y respuesta que brindamos a todo lo que se puede transformar en un conflicto o problema en la existencia.

Al evitar la influencia negativa de los conflictos, y asumir una actitud más flexible de las relaciones interpersonales, experimentará: - Compresión, amor y empatía por la forma de ser de otras personas, reconociendo sus falencias y aciertos. - Tranquilidad al saber que existen relaciones muy agradables y respetuosas, y relaciones conflictivas que requieren cierta intervención laboral o terapéutica. - Conciencia de no desear ser tropiezo o causa de sufrimiento para otros, sino un facilitador de las buenas relaciones interpersonales. - Cuidado de su paz interior, sabiendo que existen personas que gustan de incomodar a otros, al no resolver sus propios problemas personales.






*
Los resultados pueden variar de persona a persona.
No se utilizan medicamentos, sólo psicoterapia
Contraindicaciones: Embarazo, infarto de miocardio, epoc, enfisema pulmonar, esquizofrenia.

ir arriba